GRACIAS colegas por estar ah√≠ ūüĎŹūüĎŹūüĎŹ

Coexistência, de Eduardo Kobra (Photo NELSON ALMEIDA / AFP)

La pandemia del corona virus nos hecho vivir una de las experiencias m√°s traum√°ticas de las √ļltimas d√©cadas, a nivel mundial. Irrumpi√≥ sorpresivamente amenazando nuestras vidas, sin distinguir lo que siempre ha separado a la humanidad, clase, raza, etnia, religi√≥n, etc. Hemos y seguimos siendo espectadores impotentes de la velocidad del contagio y del poder destructivo de este invisible enemigo. La angustia de muerte se coloca en el primer plano generando fantas√≠as y sentimientos que van desde el miedo, terror y hasta desesperaci√≥n.

Como analistas nos hemos formado para poder trabajar con lo desconocido, lo imprevisto, lo incierto, con los niveles mentales m√°s profundos y primarios de nuestros pacientes, desempe√Īando la funci√≥n de contenci√≥n para ayudar a que √©stos se fortalezcan y logren una mejor integraci√≥n de sus emociones y pensamientos.

Adem√°s, nuestros an√°lisis nos han confrontado con nuestra propia vulnerabilidad y con aquellas zonas desconocidas desde las cuales se pueden desplegar tanto nuestras mayores angustias como nuestras m√°s altas capacidades creativas.

Frente a la arremetida del corona virus los analistas tambi√©n nos hemos visto arrastrados a sufrir el desconcierto y la angustia frente a nuestras vidas, la de nuestros seres queridos y de la de nuestros pacientes. El aislamiento y la incertidumbre del ma√Īana tambi√©n nos ha descolocado, vivimos con preocupaci√≥n a que nuestro orden de vida, tan esmeradamente construido, parezca desvanecerse.

La seguridad y estabilidad que nos venían proporcionando nuestras referencias del trabajo clínico de pronto se vieron amenazadas, alteradas, desorganizadas, generándose más bien cierta urgencia por pensar en modos de atención que permitan sostener, medianamente, la continuidad de la relación con nuestros pacientes.

As√≠ como nuestra practica cl√≠nica se vio abruptamente interrumpida nuestra mente tambi√©n se impact√≥, se paraliz√≥. La angustia de p√©rdida nos invadi√≥ generando, en nosotros tambi√©n, la ansiosa y urgente necesidad de ser sostenidos. Los analistas tambi√©n buscamos en ‚Äúlos otros‚ÄĚ compartir la vivencia de extra√Īeza, el desconcierto ante la incertidumbre, intercambio de afectos como primer paso para identificar y nombrar nuestras fantas√≠as y sentimientos de desasosiego.

En la intimidad de los grupos con colegas hemos podido comprobar que el reconocimiento de la fragilidad de nuestra individualidad y la necesidad de ‚Äúestar con‚ÄĚ los otros constituye un primer paso para recuperar nuestra capacidad para pensar y concebir que s√≠ es posible continuar con el trabajo anal√≠tico, sobretodo con los ni√Īos.

Los grupos de colegas cobran una significativa importancia en momentos de crisis, como los que vivimos hoy, pensar juntos  brinda la contenci√≥n que necesitamos para enfrentar el desaf√≠o de tolerar el proceso de inserci√≥n a una realidad impredecible. Escucharnos no solo nos permite reconocernos, adem√°s ofrece el refuerzo narcisista del yo y cierto reaseguramiento, indispensables para reconfigurar nuestra identidad pensando en ideas pragm√°ticas, reflexivas y creativas.

La unión entre nosotros como apuesta de la pulsión de vida requiere ser fortalecida para estemos en condiciones de ocuparnos de los otros.

Mag. Carmen Rosa Zelaya

Comisi√≥n Ni√Īes y Adolescencia FEPAL

05 de Abril del 2020

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *

Custom Sidebar

You can set categories/tags/taxonomies to use the global sidebar, a specific existing sidebar or create a brand new one.