Salud mental en Brasil: entre la resocialización y el negacionismo

A lo largo de los años, gran parte de su estructura (del sistema de salud mental de Brasil) bien planificada se ha visto dañada por intereses diferentes a los de la salud de la población, especialmente el de los bajos ingresos y alta vulnerabilidad social, que en un país tan desigual económicamente como el nuestro siempre sufre las mayores consecuencias.

Entrevista a Bernard Miodownik.

  • Miembro efectivo de la Sociedad Brasileira de Psicoanálisis de Río de Janeiro (SBPRJ).
  • Director Científico FEBRAPSI 2020-2021.                                                             
  • Membro Titular da Asociación Brasileira de Psiquiatría (ABP)

1. ¿Cómo definiría la salud mental desde el pensamiento psicoanalítico?
Tener espacio en la mente disponible para amar y cuidar. Ser capaz de tolerar diferencias objetivas y subjetivas y la ambivalencia afectiva. En resumen, un narcisismo lo suficientemente bueno como para permitir una relación de interdependencia creativa con los demás.

2. La situación sanitaria de Brasil ha cambiado drásticamente y la crisis ha llegado a límites impensables. ¿Qué podría comentarnos acerca de esta situación tan crítica y dolorosa?
Brasil tiene uno de los sistemas de salud públicos y gratuitos más grandes del mundo, creo que el más grande, SUS (Sistema Único de Salud). Al estar financiado por el presupuesto estatal brasileño, sacude los cimientos de quienes predican el liberalismo económico. A lo largo de los años, gran parte de su estructura bien planificada se ha visto dañada por intereses diferentes a los de la salud de la población, especialmente el de bajos ingresos y alta vulnerabilidad social, que en un país tan desigual económicamente como el nuestro siempre sufre las mayores consecuencias. La pandemia mostró más claramente la desigualdad que se estructura a través de la mala distribución de recursos financieros, ofertas de trabajo, condiciones laborales, acceso a recursos técnicos. Asociado a esto, está el negacionismo irresponsable del gobierno federal, que perturbó en lo posible los procesos necesarios de prevención y atención, aumentando exponencialmente el sufrimiento que trae una pandemia, que en sí misma no es poca cosa. A pesar de todos estos obstáculos, el SUS es una estructura fabulosa que se organizó de inmediato para iniciar y continuar la vacunación, a pesar de la poca oferta de vacunas y el boicot del gobierno federal, siempre lo mismo, los beneficios de inmunizar a la población del país.

3. En este contexto, ¿Qué está pasando en relación con la salud mental en la Administración Pública?
Quizás para aprovechar la atención del entorno social centrada en los efectos de la pandemia, la Administración Pública comenzó a generar un cambio significativo en la Ley de Reforma Psiquiátrica de 2001. Es importante resaltar que el estatus legal de esta reforma fue el punto de confluencia de movimientos iniciado tres décadas antes por una generación de profesionales y profesores universitarios dedicados al tratamiento humanitario de los enfermos mentales. Nuestro país tenía una oscura historia de hospitales en las que los pacientes eran ingresados ​​en un asilo en pésimas condiciones de higiene y cuidados básicos asociados a tratamientos rudimentarios que se limitaban a contener la agitación. Sin preocupación por los aspectos subjetivos, familiares y sociales de estos pacientes. Había Instituciones públicas con estas características y había tantas hospitalizaciones que las Instituciones privadas empezaron a recibir casos que superaban las vacantes en las demás Instituciones. Por lo que, las Instituciones pagadas con dinero público, se convirtieron en una gran fuente de beneficios privados. No todas las instituciones privadas hicieron esto, pero había una cultura centrada en el hospital que predominaba en la atención de la salud mental. Los psiquiatras pioneros comenzaron a cambiar este escenario buscando rescatar la subjetividad perdida de los pacientes. Como ejemplo, Nise da Silveira, quien trabajó en la recuperación de los aspectos sanos no psicóticos y creativos de los pacientes a través de manifestaciones artísticas. Con el inicio de la gran influencia del Psicoanálisis en nuestro entorno, en ese momento, las universidades se volvieron más receptivas al Psicoanálisis. Cito al profesor Portela Nunes, ex rectora de la FEPAL, como titular de Psiquiatría en la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ). En ese momento, hubo una transformación emocional y cultural en las lecturas y la práctica clínica. Las comunidades terapéuticas de Maxwell Jones; Psiquiatría social de Kaplan; Literatura contra el asilo de Laing, Cooper, Thomas Szasz, Goffman y Basaglia; Filosofía de Foucault, Deleuze y Guattari, así como Freud. Los estudiantes o profesionales principiantes comenzaron a realizar análisis personales y así adquirieron una mayor empatía con el sufrimiento psicológico de los pacientes, lo que llevó a la búsqueda de tratamientos más integradores. Se comenzó a enfatizar la diversidad de técnicas grupales, familiares, de psicoterapias y psicoterapéuticas con una disminución significativa de los ingresos hospitalarios. Los estudiantes o profesionales principiantes comenzaron a realizar análisis personales y así adquirieron una mayor empatía con el sufrimiento psicológico de los pacientes, lo que llevó a la búsqueda de tratamientos más integradores. La Ley de Reforma Psiquiátrica dio soporte legal a las propuestas de des hospitalización que se venían aplicando en la práctica diaria y agregó otros recursos con miras a la atención y resocialización de los pacientes ante las dificultades inherentes a los sujetos que padecen episodios psicóticos. Todo esto ciertamente contradecía intereses, viejos fantasmas que ahora buscan regresar de las sombras.

4. ¿Qué implicaciones mentales y sociales se observarían cuando se invaliden los cien estatutos de salud mental?
Todo es incierto en cuanto a qué quieren invalidar de dichos 100 estatutos de reforma psiquiátrica. Ya se ha hablado de compartir los estatutos entre varios ministerios. Por ejemplo, las residencias asistidas serían un trabajo del Servicio Social, que es del Ministerio de Ciudadanía y no de Psiquiatría, que es del Ministerio de Salud. Si algo así se materializara, se castraría la propuesta integradora de resocialización, que es una de las claves para reformar. De hecho, los opositores suelen citar los cien estatutos para ridiculizar la reforma psiquiátrica con acusaciones como “Cien elementos de demasiada burocracia para atender a los pacientes» y no los ven como elementos para brindar seguridad y atención humana a los pacientes. Así como repiten hasta el cansancio que el hecho de que no haya más hospitalización obligatoria provocó un aumento de la población de la calle que estaría constituida mayoritariamente por psicóticos y adictos al alcohol o sustancias químicas. Como si las únicas opciones para esta población vulnerable, mayoritariamente pobre y negra, fuera la calle o el asilo. Entiendo que cualquier ley puede y debe recibir mejoras durante los años de experiencia laboral. En relación a la Reforma Psiquiátrica, creo que hay algo que debatir y reflexionar por todos los interesados, los profesionales implicados en la atención de estos casos graves, los pacientes y familiares. Como dije anteriormente, la reforma se oficializó en el estatuto legal en base a una práctica continua que ha ido cambiando en las concepciones sobre la salud y la enfermedad mental a lo largo del tiempo. Una propuesta de cambio de ley sobre un tema que afecta a una parte importante de la población proveniente de un grupo restringido sin un amplio debate previo, no corresponde con el momento actual de transparencia que busca la sociedad.

5. ¿Considera algunas posibles estrategias en el enfoque psicoanalítico de las necesidades actuales de Brasil? ¿Cómo podrían contribuir las sociedades miembros de la FEPAL?
Un ejemplo reciente de este aporte fueron las “Redes de solidaridad” que los federados afiliados a FEBRAPSI organizaron para ofrecer atención de emergencia en líneas gratuitas durante la pandemia. Fue una iniciativa exitosa que ayudó a un gran número de personas que pudieron escuchar las inmensas ansiedades presentes durante la pandemia. De la misma manera, nuestros miembros están ofreciendo apoyo emocional a través de “SOS Amazonas”, una región brasileña que atraviesa una grave crisis para ayudar a los pacientes con COVID-19. Este proyecto tiene una asociación con Médicos sin Fronteras. Varios miembros de nuestras federaciones han trabajado o trabajan en Instituciones públicas, Universidades u Organizaciones no gubernamentales. Ciertamente, todo el mundo tiene informes sobre el valor de la escucha psicoanalítica cuando se transforma en palabras de ayuda emocional y con el poder de hacer pensar, incluso si está fuera del marco clásico. Siempre hay un espacio mental para ser fertilizado por el Psicoanálisis. En el momento actual en el país y en el mundo, el psicoanálisis es más necesario. La polarización política cada vez más intensa representa y simultáneamente conduce a dificultades para enfrentar las diferencias y la ambivalencia afectiva, ya que predomina el odio. A diferencia de lo que mencioné anteriormente sobre mi definición de salud mental en esos momentos, se elogian los narcisismos de pequeñas diferencias y los narcisismos malignos, que no suelen terminar en buenas soluciones. Un aporte importante es debatir con frecuencia estos temas, lo que se hace en FEBRAPSI en el Observatorio Psicoanalítico, que es un grupo de discusión de textos relacionados con hechos culturales y sociales con repercusión psicoanalítica. Las posibles estrategias ciertamente tendrán un espacio de debate en el próximo Congreso Brasileño de Psicoanálisis que se realizará en marzo de 2022 con el tema «Lazos: el Yo y el mundo».

6. ¿Qué abordajes se brindan a la comunidad en la Sociedad Psicoanalítica a la cual pertenece?
En la Sociedad Brasileña de Psicoanálisis de Río de Janeiro (SBPRJ) contamos con una Clínica Social que brinda Psicoanálisis y Psicoterapia analítica a precios reducidos con gran demanda. En alianza con la radio estatal MEC, desde hace años se lleva a cabo un programa de radio “Escucha y Piensa” con temas psicoanalíticos dirigido a una audiencia no psicoanalítica a través de la lectura de textos dramatizados y bocetos. Este proyecto también tuvo su formato y nombre adoptado por la Sociedad Psicoanalítica de Fortaleza y fue premiado en el último Congreso de la IPA. Otro enfoque es el “Proyecto Travessia” que trabaja con niños y adolescentes vulnerables en comunidades necesitadas marcadas por la violencia. Proyecto también premiado en el último Congreso IPA.
La SBPRJ aprobó recientemente la creación de cuotas sociales para profesionales negros, indígenas e inmigrantes que tengan necesidades económicas que les impidan recibir formación psicoanalítica.

Sociedad Iberoaméricana de Salud Mental en Internet

Código de Ética de SISMI

Federación Psicoanalítica de América Latina.
Está en conformidad con el Código de Ética de SISMI
Nº de Acreditación: 54079 | Fecha de Acreditación: 2 de Septiembre de 2011

SEDE PERMANENTE

LUIS B. CAVIA 2640 APTO. 603
MONTEVIDEO 11300, URUGUAY
INFO@FEPAL.ORG
TEL. / FAX: (598 2) 707 5026
WhatsApp: +598 92 19 19 99

Más artículos
Sartre ou o Inconsciente como Álibi
X