En Defensa del Mantenimiento de la Política Nacional de Salud Mental

Sin título, Fernando Diniz. Archivo Nise da Silveira

La Federación Brasileña de Psicoanálisis (FEBRAPSI) hace público, con indignación e inquietud, su manifiesto sobre la reciente noticia publicada por la prensa sobre la posibilidad de invalidación, en diciembre, de cerca de cien estatutos sobre salud mental. Si estas medidas son implementadas por el Ministerio de Salud, sin el debido conocimiento y amplia discusión con la sociedad brasileña, ciertamente podrán amenazar el funcionamiento de los programas y servicios de la Política Nacional de Salud Mental implementados por el Sistema Único de Salud, generando contratiempos altamente perjudiciales para la población asistida.

Además, es motivo de preocupación y asombro que dichas medidas se anuncien en el transcurso de una grave crisis de salud sin horizontes para su resolución y en el período en que el Congreso Nacional y el Poder Judicial se preparan para el receso. Tal hecho impide la posibilidad de cuestionar, aclarar o eliminar sus efectos.

El diseño actual de la Política Nacional de Salud Mental y la Reforma Psiquiátrica es el resultado de una amplia discusión, durante décadas, que involucró la participación de segmentos de la sociedad civil brasileña, incluídos los profesionales de la salud mental, el Legislativo y los Ejecutivos municipales, provinciales y federal. Fueron desarrollados principios y prácticas, guiados por la Constitución Federal y por la Ley 10.216, de abril de 2001, que dispone sobre la protección y derechos de las personas portadoras de trastornos mentales y reorienta el modelo asistencial en salud mental.

No hay gobierno que tenga la legitimidad para cambiar este diseño de manera unilateral, sin debatir en el mismo formato que orientó su creación. La iniciativa de revocar las disposiciones perjudica el Estado de Derecho Democrático y es un acto de desmantelamiento de las instituciones que mantienen el proyecto humanizador iniciado décadas atrás por gobiernos y movimientos sociales de diversos matices políticos e ideológicos.

La FEBRAPSI, impulsada por la escucha del sufrimiento psíquico, por el principio del tratamiento humanizado, por el sentido ético y la responsabilidad social del psicoanálisis, se suma a las voces de todos los segmentos de la sociedad que defienden una política pública de salud mental guiada por los derechos humanos y por el respeto a la subjetividad de cada paciente.

Directoría de la FEBRAPSI

Rio de Janeiro, 10 de diciembre de 2020

Sociedad Iberoaméricana de Salud Mental en Internet

Código de Ética de SISMI

Federación Psicoanalítica de América Latina.
Está en conformidad con el Código de Ética de SISMI
Nº de Acreditación: 54079 | Fecha de Acreditación: 2 de Septiembre de 2011

SEDE PERMANENTE

LUIS B. CAVIA 2640 APTO. 603
MONTEVIDEO 11300, URUGUAY
INFO@FEPAL.ORG
TEL. / FAX: (598 2) 707 5026
WhatsApp: +598 92 19 19 99

Más artículos
Algo nuevo viene
X