¿MATERNIDAD IMPOSIBLE?

Hola a todos!! En esta publicación, Semear presenta la escritura de Ana Brenda G Solorzano, una colega de México que nos propuso algunas ideas sobre sentimientos y cambios provocados por la maternidad. Ana Brenda centra su mirada en la nueva madre, cosiendo sus ideas con algunos psicoanalistas bastante conocidos. Esperamos hablar con usted lector, sobre sus ideas después de leer el texto de Ana. Deja tu comentario para que podamos seguir sembrando…

¿MATERNIDAD IMPOSIBLE?

Por Ana Brenda González Solorzano

Analista em Formación

Asociacoón Psicoanalítica de Guadalajara

No son pocas las parejas que acuden a consulta a partir de la llegada de un hijo. Este acontecimiento, crucial en la vida de todos quienes lo atraviesan y asumen la arentalidad, suele ser a la par un momento turbulento en la vida de pareja. Si bien poder acoger y cuidar de la vida física y psíquica de ese nuevo ser no es tarea sencilla, pues implica además cambios en las dinámicas diarias y un chapuzón directo a nuevas e intensas experiencias, los motivos y efectos de dichas turbulencias pasan por otros lados. Escucharlas y discernirlas de entre el acuciante llanto del bebé, se vuelve igual de imperativo que atender este último, pues en ellas se juega la vida de la pareja como tal y el bienestar de cada uno de los individuos que la conforman. Díada (vínculo) y subjetividad/es siempre en influencia y modificación recíproca. Así, acogemos un coro a cuatro voces dentro de una misma experiencia entretejida: el bebé, la pareja, el padre hombre, y la madre-mujer. En relación a ésta última serán mis siguientes líneas, sin por ello hacer menos dicha interdependencia y las dificultades particulares de los demás implicados.

La clínica psicoanalítica de todos los tiempos y un creciente número de blogs y series de televisión de nuestra actualidad se han encargado de tirar el estricto velo social que ha recaído sobre la maternidad. El cuento de hadas que solía erigirla como ​la experiencia más maravillosa de la vida, se ha vuelto un ​reality en ocasiones chusco, en ocasiones simplemente burdo, dependiendo de la serie elegida. Al final, el cuento se asemeja más cada vez a uno de dragones, hechizos y laberintos donde m​ajestuosos jardines se entrecruzan con oscuros calabozos. Fuertes contrastes muchas veces difíciles de tolerar y entender. 

Freud escribió en detalle sobre la cualidad incesante de la pulsión hacia su satisfacción, razón por la que advertía como imposibles tanto educar como psicoanalizar. ¿Qué es lo que busca satisfacer la pulsión si no un deseo? ¿Por qué entonces no es todo un jardín? ¿Sería tan sencillo como decir que no se deseaba ser madre? Esta lógica simplista y culpabilizante cimenta en gran medida el silencio por el que optan muchas mujeres ante el malestar que conlleva habitar la multifacética maternidad. Multifacética como el sujeto mismo en quien idealmente – el deseo jala a más de un único e irrenunciable lado. Así, el conflicto omnipresente del que también nos anunció Freud no se esconde en la maternidad: el​ deseo materno [de reintegrar su producto] en el que profundizó Lacan, presente en distintos matices de entrega hacia los cuidados del niño, empuja a la par del eco de los reclamos por aquella libertad y autonomía (individuación) que anteriormente debiera ser conquistada. 

Así, los “jaloneos” pueden empezar a entenderse como intercambiables, coexistentes y señales de sana economía libidinal. La ambivalencia se vuelve pues la moneda corriente a tolerar y este malestar en la maternidad el mapa con el cual seguir caminando. La ausencia de tal malestar, la proclividad al sometimiento muchas veces revestida de lactancias re prolongadas y colechos infinitos, devela la ausencia de un sujeto que finalmente​re ​- clamaría la autonomía sobre su cuerpo y su pensamiento. Allí, el deseo materno ha encarnado en un feroz dragón que echa fuego por las fauces en defensa de una libertad que no sabe declinó hace tiempo, y ha tomado las riendas hacia el más oscuro de los calabozos en tanto sus repercusiones para la madre misma y la pareja pero sobretodo para el niño. Allí bien vendría un desvío, un giro en ese laberinto hacia el consultorio del psicoanalista.

Sociedad Iberoaméricana de Salud Mental en Internet

Código de Ética de SISMI

Federación Psicoanalítica de América Latina.
Está en conformidad con el Código de Ética de SISMI
Nº de Acreditación: 54079 | Fecha de Acreditación: 2 de Septiembre de 2011

SEDE PERMANENTE

LUIS B. CAVIA 2640 APTO. 603
MONTEVIDEO 11300, URUGUAY
INFO@FEPAL.ORG
TEL. / FAX: (598 2) 707 5026
WhatsApp: +598 92 19 19 99

Más artículos
Obras de Avelino González Fernández – Pionero del Psicoanálisis en México
X