Los niños y adolescentes están en casa, pero ¿cómo acudir a ellos?

Hoy comenzamos una serie de publicaciones semanales que se centrarán en los niños y adolescentes en este momento de la pandemia, cuando se vieron privados del mundo fuera de sus casas.

Semillar quisiera agradecer a todos los que contribuyeron a este espacio de intercambio y diálogo entre colegas y la comunidad, enviando sus textos.

Los niños y adolescentes están en casa, pero ¿cómo acudir a ellos?

Simone Hurtado Bianchi Sanches

Membro Afiliado – Sociedade Brasileira de Psicanálise de Ribeirão Preto

Estoy escribiendo este texto, tratando de «hablar» con las familias que están poniendo en cuarentena a sus hijos en casa. En tiempos de pandemia, sabemos que el nivel de tensión aumenta. Todos estamos amenazados por un virus que plantea riesgos para la salud y la inestabilidad económica, por lo que quedarse en casa puede requerir un verdadero malabarismo mental. De diferentes maneras, esto afecta no solo a los adultos, sino también a los pequeños y jóvenes que acompañan todos estos cambios.

Algunos padres pueden estar confundidos. No saben cómo son sus hijos. Esto se debe a que los niños y adolescentes, a diferencia de los adultos, pueden tener una forma «indirecta» de mostrar cómo son. Por ejemplo, los niños y adolescentes no siempre expresan su tristeza y sus miedos de la manera más habitual (llorar o estar más callados). Por el contrario, pueden irritarse y agitarse más, lo que dificulta su acercamiento. Por lo tanto, recibimos esta importante señal de que nuestra mente (y también la de nuestros hijos) no siguen una forma lineal de lidiar con lo que sentimos y pensamos. Estos dos puntos, tan importantes en nuestra forma de ser, a menudo siguen caminos conflictivos y divergentes.

Podemos desear una aproximación y, a pesar de eso, actuar como si quisiéramos escapar. Por esta razón, este texto tiene como objetivo alentar a los padres a confiar en sus propias intuiciones y no olvidar que incluso los adolescentes, ya mayores y aparentemente más dueños de sí mismos, también quieren y necesitan tiempo dedicado a ellos. Por lo tanto, está claro que cada familia tiene su propia forma de permanecer juntos, compartir tareas, vivir juntos. Puede ser a través de juegos, conversaciones, historias, juegos, búsquedas del tesoro o simplemente mirando y siguiendo lo que ya hacen y les gusta. La idea es que cada casa pueda vivir este período a su manera, lo más auténtico posible.

Del mismo modo, es seguro que cada uno a su manera necesitará encontrar un tiempo y un espacio para sí mismo, solo. Especialmente porque, en este momento, también hay desacuerdos y discusiones, en vista de los altibajos que han acompañado nuestra vida cotidiana, que son cada vez más complejos, a veces atemorizantes y a veces aburridos.

En medio de todo esto, siempre será importante que los padres estén allí, como referencia para sus hijos. Puede ser sorprendente ir a ellos (libre y abiertamente) para conocer lo que aún no sabemos, en lugar de insistir en acercarnos a ellos y a nuestras propias ideas, ya consolidadas y más estáticas. Qué privilegio tener cerca una mente en desarrollo. No para que sean como nosotros, sino para que sepamos cómo son. Y, quién sabe, se sorprenderá y se podrá transmitir con el poder de una mente original y creativa, al ver un mundo que ya no se ajusta a nuestras ideas, incluido el mundo que conocíamos hasta ese momento.

Sociedad Iberoaméricana de Salud Mental en Internet

Código de Ética de SISMI

Federación Psicoanalítica de América Latina.
Está en conformidad con el Código de Ética de SISMI
Nº de Acreditación: 54079 | Fecha de Acreditación: 2 de Septiembre de 2011

SEDE PERMANENTE

LUIS B. CAVIA 2640 APTO. 603
MONTEVIDEO 11300, URUGUAY
INFO@FEPAL.ORG
TEL. / FAX: (598 2) 707 5026
WhatsApp: +598 92 19 19 99

Más artículos
Carmen Villoro – Asociación Psicoanalítica de Guadalajara